Tercer Año

AULA EXCLUSIVA DE ALUMNOS Imagen relacionada

AULA EXCLUSIVA DE ALUMNOS Imagen relacionada

¡El
mundo está fuera de quicio!...

¡Que
haya nacido yo para ponerlo en orden!...

Hamlet
- acto 1º, escena V

 

El
subjectum, la certeza fundamental, es la representación simultánea -asegurada
en todo momento- del hombre representador con lo ente representado, sea o no
humano, esto es, con lo objetivo” Martin Heidegger

 

“Todo
lo sólido se desvanece en el aire”  Karl
Marx

 

“El
sueño de la razón produce monstruos” 
Goya

 

 

La Modernidad antes que un concepto es un haz problemático que remite a otros
“haces” CIENCIA HISTORIA PROGRESO SUJETO CRITICA POLITICA. Cada uno de estos
conceptos puede constituírse por sí mismo en ejes articuladores desde los
cuales comenzar a leer la historia de la filosofía moderna.

El
proyecto global de secularización del ser y constitución del sujeto en
vertebrador de sentido provoca un cambio civilizatorio que se ha dado en llamar
modernidad. Narrar la historia de la filosofía moderna es investigar el
universo simbólico, de subjetividades, y representaciones políticos sociales
que hicieron del hombre y en el cual el hombre se conformó en un tiempo y
espacio determinado.

El
Renacimiento inicia un movimiento de ideas en la física, la filosofía, la
literatura y las artes que marca la ruptura con el Medioevo. La explosión
libertaria renacentista permea todos los campos de la cultura y el
neoplatonismo  se amalgama con la cábala
y la alquimia (saberes ocultos y prohibidos) para inaugurar nuevas técnicas
interpretativas.

Investigar
la conformación  de la modernidad en su
entramado político económico es reconocer que el tráfico mercantil es la forma
dominante del intercambio y del desarrollo de la sociedad, es decir que el
problema del fetichismo de la mercancía es un problema específico del
capitalismo y su incidencia es tanto subjetiva como objetiva. El individuo
(indiviso) es la metáfora dominante de la tradición político moderna  y la teoría política se autoinstituye en un
discurso autónomo de la ética. El abandono del mundo medieval y la irrupción de
la modernidad es sin duda el más complejo de los procesos de transformación
cultural, que en el ámbito de lo político marca la aparición del Estado, con
pretensiones de centralización del poder. Producidos  los procesos de unificación territorial que
disolvieron la autonomía de los feudos, se modificó total y definitivamente el
escenario político y la distribución del poder predominante en ella.

La
matematización de la ciencia iniciada por Galileo da lugar a pensar la
posibilidad de garantizar la objetividad y la certeza de un conocimiento
matemático y de su verdad. El método se constituye en un pilar de la
investigación científica. El método del racionalismo parte de las más altas
certezas intuitivas y por un orden de derivación llega a verdades secundarias,
el empirismo por su parte propone un método genético histórico. Con la nueva
imagen de la naturaleza suministrada por la física, resulta de particular
importancia resolver el problema de la causalidad, esto es, la cuestión de un
orden regular objetivo al que se sujeten los fenómenos naturales y sea
expresable en leyes.

De
Descartes a Leibniz, representantes del racionalismo y de Locke a  Hume, los pensadores modernos procuran
legitimar un conocimiento referido a objetos. La modernidad es la “época de la
imagen del mundo”, el mundo deviene objeto para un sujeto que lo pone frente de
sí y que determina desde sí el carácter de verdad. Pensar es re-presentar, pero
un re-presentar distinto del simple reproducir en la conciencia un en-sí por
fuera del sujeto. La representación moderna tiene su fundación en el sujeto,
que se su-pone así mismo como soporte  de
toda representación posible.

La
configuración de la racionalidad científico moderna está delineada en la CRP de Kant, quien concibe al
Entendimiento como el territorio donde la verdad sea posible. El Entendimiento
aparece como un sistema de principios lógico trascendentales capaz de
determinar a priori la estructura de la experiencia científica.  La autoreflexión del Entendimiento ha
mostrado los límites dentro de los cuales puede hacer un uso legítimo de sus
conceptos y principio fundamentales y fuera de los cuales la Razón corre el peligro de
caer en ilusiones. Kant traza una imagen sistemática y arquitectónica de la
razón científica, un esquema normativo dentro del cual serán aprehendidos todos
los fenómenos susceptibles de ser conocidos científicamente. Las ciencias de la
época, la geometría euclideana y la física newtoniana, quedarán justificadas por
el hecho de que su estructura fundamental está enraizada a ese sistema de
referencia objetivo, que es el Entendimiento.

Por
otra parte Kant pone especial interés en liberar a la moral de todo fundamento
metafísico y antropológico. En la intención de desarraigar las leyes de la
moral  de los ámbitos propios de las
otras disciplinas filosóficas y de la ciencia está implícita la intención de
hacer de la ética un saber absolutamente independiente.

El
itinerario de la Razón
se coronará con el  proyecto hegeliano,
la filosofía es el “sondeo de lo racional”, por lo cual necesariamente “es la
comprensión de lo presente y de lo real”. Se identifican de esta manera, lo
racional, lo presente y lo real. Lo racional corresponde a la razón -Vernunft-,
sólo ella capta la dialéctica. La función del entendimiento es preparar el
material, fijar y abstraer. La razón pone en movimiento lo que el entendimiento
ha fijado. Sólo la razón comprende la realidad y sólo ésta es racional. Lo que
es racional deviene real, y lo real deviene racional.

La
realidad en sentido fuerte es intersubjetividad, que en su máxima expresión es
el Estado. Pero no el estado de los contractualistas, el del individuo como
simple portador de derechos, o en un reconocimiento, jurídico, ni siquiera de
éste devenido en sujeto por la
Moralidad, es decir del individuo que se autodetermina sino
el de la moralidad realizada en la eticidad. “El Estado es la realidad de la
idea ética, el espíritu ético en cuanto voluntad clara, ostensible a sí misma,
sustancial, que se piensa y sabe y cumple aquello que sabe y en la medida que
lo sabe.”

AULA EXCLUSIVA DE ALUMNOS Imagen relacionada

AULA EXCLUSIVA DE ALUMNOS Imagen relacionada

AULA EXCLUSIVA DE ALUMNOS Imagen relacionada

AULA EXCLUSIVA DE ALUMNOS Imagen relacionada

AULA EXCLUSIVA DE ALUMNOS Imagen relacionada

Tel. (0341) 4401098 - int.125

secretaria@donboscorosario.com.ar 

Secretaría: Lunes a Viernes de 18.00 hs a 20.30 hs.

Presidente Roca 150. Rosario. Argentina